BIENVENID@

"Que los caminos se abran siempre a tu encuentro, que el viento sople siempre a tu espalda, que el sol brille templado sobre tu rostro, que la lluvia caiga suave sobre tus campos. Y que, hasta que volvamos a encontrarnos...Dios te guarde en la palma de su mano". (Bendición Celta)

18 mayo 2007

SEMENTEIRA




Noche de jueves. Acabo de llegar de estar con unos conocidos.
No es tarde ni pronto. Nada especial. Curioseo por Internet antes de dormir.
Busco música de Milladoiro. Me gusta.
Escribo: “Fuxan os ventos”. Y aparece ella. Sólo al ver la palabra un escalofrío me recorre el espinazo del alma. La escucho.
Aquella canción...Hacía tanto tiempo...
Hace muchos años la tocaban en todas las fiestas del pueblo. Fue mi primer contacto con lo que luego llamarían: “Música Celta”.

“Sementeira”. Música gallega que alegra en las fiestas.
Pero mucho más.

“Sementeira”: mamá plantando repollos y preparando las patatas de la siembra.
“Sementeira”: papá con sus botas de goma, inmensas, regando entre los millos.
“Sementeira”: voltear la hierba con las “espalladeiras”. La mía de madera.
“Sementeira”: cargar la hierba en el carro en el Porto da Meda.
“Sementeira”: mi primera borrachera un día de julio volviendo de recoger hierba en la Veiga con sólo 5 años. Trompazo al “bajar de cabeza” del tractor. Risas de la concurrencia: “o menino está borracho”.
“Sementeira”: pisar la hierba en el pajar de la Josefa, con Kiko y Ale tirándonos desde la ventana y jugando enterrados entre la hierba.
“Sementeira” el cabezazo contra el filo de la puerta (y chichón que me duró un verano) por ir corriendo con mamá a echarle la comida a los cerdos.
“Sementeira”: As Mallas.
“Sementeira”: el ruido de la máquina que, en la era de Majar, separa el grano de la paja y el cascajo.

Mientras mis ojos están clavados en la pantalla viendo, desde estas imágenes, las imágenes reales que yo viví hace no tanto tiempo. Mientras en mi cerebro las notas de esta bella canción hacen revivir las voces de los míos y de mi infancia:
“- Papá Gregorio: ¿cómo se llama esta flor?
- Son las zapatillas del cuco y si las arrancas el cuco queda descalzo y no puede cantar”.
“- Tú quédate ahí, bonito, y si viene alguien a quitar el agua le dices que estamos regando en la Pía”.
Mientras todo eso pasa todos y cada uno de los pelos de mi cuerpo están erizados como lanzas. Tanto que hasta me hace gracia sentir los la barba así. La piel está más áspera que el papel de lija y un reguero de lagrimones baja tranquilo por mi ojo derecho.

“Sementeira”: un caluroso día de Majas bajando con Kiko y Alejandro (los tres) en el burro de la Josefa por el Concello e irnos cayendo uno a uno.
“Sementeira”: la primera vez que fui al Teixo con Papá Gregorio. Mi manita se agarraba a su dedo índice mientras me explicaba orgulloso cada cosa que nos rodeaba y me enseñaba la vieja choza de pastores que había construido él”.
“Sementeira”: el calor del verano sacando saínchos en la Pía con la boca llena del polvo de la tierra.
“Sementeira”: largas mañanas de verano con Bruja y los primos en el balcón y en la bodega de casa de la Abuelita.
“Sementeira”: ir subido en los hombros de papá sintiéndome grande y poderoso, como un gigante.
“Sementeira”: la primera vez que un cerdo enorme me pisó y casi me parte el pie.
“Sementeira”: escuchar las historias del Tío Manuel en el “soalleiro” mientras el Papá Gregorio me daba un caramelo. De aquellos que “crecían” en sus bolsillos...
“Sementeira”: jugar en el corral del Tío Santiago.
“Sementeira”: ir a ver a la Tía Matilde o a la Tía Encarnación que siempre nos daban algo y nos estampaban un beso mojado en la mejilla.
“Sementeira”: robar manzanas verdes y coger moras volviendo del río.
“Sementeira”: peleas de inseparables amigos con Meres y largas charlas “trascendentales” con Luis.
“Sementeira”: el color gris de los pajares de granito.
“Sementeira”: el color verde de la puerta de casa y la enorme llave vieja.
“Sementeira”: el rojo de los carros y el verde intenso de los rincones de faíntos (helechos) cercanos a fuentes de agua fresca.
“Sementeira”: el tacto rasposo de las hojas de los millos y el olor dulzón de sus cañas.
“Sementeira”: ortigarte las piernas y frotar luego con la aromática “hortelana” (menta silvestre) que es el único antídoto.
“Sementeria el aroma de la hierba recién segada en los prados y el caliente olor de la paja acabada de salir de las Majas.
“Sementeira”: el sudor de las vacas acarreando la hierba en los carros mientras con una rama fina les espanto las moscas de los ojos.
“Sementeira”: el eje de los carros cantando por el peso de la hierba.
“Sementeira”: el olor a mamá y a papá trabajando la tierra. Y el olor fresco y vivo a la tierra fértil que se deja trabajar por manos expertas.
“Sementeira”: aquella ingenuidad recubierta de burradas que aún tuvimos los niños de entonces. Sin teléfonos. Sin internetes. Sin globalizaciones televisivas. Sin modas. Con bocatas de chorizo, renacuajos que “disecar”, trabajos que hacer en los huertos, abuelos (de quien fuese) que diciéndote: “bonito” en una caricia te daban un caramelo y una lección de sabiduría en cada palabra.
“Sementeria”...

“Sementeira”: vivir en la tierra amando la tierra.
“Sementeira”: infancia que crece feliz respetando, escuchando y amando a los mayores.

En el vídeo hay varias fotos de niños con abuelos. La última me hace volar a Sus brazos.
Después de 25 años aún le echo tanto de menos...
Mientras el vello sigue en tensión, la piel peor que la de un pollo desplumado y el lagrimón ha mudado en torrente desbordado un escalofrío infinito recorre cada rincón del alma y me regala melancolía, felicidad y paz.

Pienso en Bruja, y en mis amigos: cada uno de ellos tiene su propia “Sementeira”. Algunas se cruzarán y robarán juntas manzanas verdes, jugarán en la bodega de la Abuelita o caerán de tres en tres de un burro.

Y pienso en lo inmensamente afortunado que soy por haber tenido la infancia que viví.
...Y por haber conocido lo que es la “Sementeira”...

15 comentarios:

José L. Serrano dijo...

no me extraña nada

disfruta de los recuerdos

yo los guardo en un cajón y los saco de vez en cuando

Bruja dijo...

Sin palabras. Llueve salado

El Churruán dijo...

Pues gracias a tí, he descubierto este grupo y le estoy buscando la discografia a mi madre, que es gallega. La verdad que lo que hay en youtube de ellos, es precioso.

la pequeña tortuga dijo...

Eso como un chiste de Forges en el que salían dos niños y uno le decía a otro "pues nuestros padres, en vez de videoconsolas, tenían unas cosas divertidísimas que se llamaban abuelos", y el otro niño respondía "jo, qué suerte"

Pues eso digo yo, qué suerte

Besiños desde el lago tortuguil

Nando dijo...

Na miña terra galega, chea de tantos aldraxes, de tantas bagoas asolagadas uns homes e mulleres viñéronlle a poñer sons a unha realidade VIVA, a TERRA GALEGA!

"sementeira de novas xeracións en prol dunha nova terra máis unida e máis chea de VIDA!"

"Sementar sementarei,
no niño de charear,
en canto no pobo medre,
un meniño, un vello e un cantar!!!"

Como dixo bruxa, Grino, chove salado polas miñas meixelas!

Grazas con e desde o corazón.

Nando!

frantic dijo...

Nada como abrir la caja de galletas para recrearse con sus hermosos tesoros.

pe-jota dijo...

Las vidas siempre van enlazadas a recuerdos, recuerdos que han forjado nuestro ser y nuestras formas de pensar y estar. Todo lo que a tí te produce Milladoiro yo lo siento con sólo oír el primer sonido de una gaita, sonido fuertemente unido a mi infancia, con lo cual entiendo perfectamente que puedes haber sentido.

Anónimo dijo...

Lobigrino,la música muy guapa y en el texto, te has superado.
Solo falta una cosa y és el aroma de Galicia.
esos grelos y ese pulpo y el queso
san simón. muuuuu, la boca se me hace agüilla.
Petons i fins el dimecres.
Lola

sinfonia agridulce dijo...

un saludo desde mi cama, lobogrino ....

kss

Ana desde el Sur del Mundo dijo...

La música tendré que esperar a estar en el laburo para escucharla, pero tus palabras han sido como la mejor canción... siempre conseguís arrancarme del sur y ponerme a tu lado, hoy mirando tardes de sol, sintiendo tierra que "no conozco" y sin embargo, tal vez como un grito de ancestros, tal vez por el contacto que hay entre ambos... no lo sé... sólo sé que me emocionaste. Una vez más.
Un beso ENORME desde el Sur del Mundo

PícoraViboríta dijo...

Querido Lobogrino,

Precioso el texto, preciosa la música de raices celtas...

Tu eres un afortunado de tener en tu memoria esos pasajes y recuerdos que han forjado tu personalidad y te han hecho como ahora eres...

Nosotros somos también afortunados por contar con un narrador de sensibilidad exquisita que nos hace partícipes de sus sentimientos y que nos transporta en el tiempo y el espacio...

Mil gracias,

Mil besos.

El Churruán dijo...

Sigues bien, ¿verdad Lobito? Abrazotes.

Anónimo dijo...

Saludos, Hermano Lobo, en esta Noche de San Juán, cuando los helechos reverdecen, cuando la memoria vuelve a su lugar, cuando el desterrado pisa su casa.
Que Galicia te acompañe siempre. Te lo desea tu amigo Grifo, el mayor de los desastres. No obstante..., aquí seguimos.
Un abrazo.

Grifo

frantic dijo...

¿Dónde te metes, mi "arma"? Se te echa de menos.

Besicos.

Fer dijo...

Lobo: Soy Fer, el que deja comentarios en Dos Manzanas. Te dejo aquí mi correo para lo que quieras. Te lo dejo un poco críptico para evitar los "spams": fernando2815arrobayahoopuntoes

Un saludo.