BIENVENID@

"Que los caminos se abran siempre a tu encuentro, que el viento sople siempre a tu espalda, que el sol brille templado sobre tu rostro, que la lluvia caiga suave sobre tus campos. Y que, hasta que volvamos a encontrarnos...Dios te guarde en la palma de su mano". (Bendición Celta)

03 marzo 2007

Como la rabia de amar…¡ALEGRÍA!



“Si no tienes voz
GRITA.
Si no tienes piernas
CORRE.
Si no tienes esperanza
INVENTA”.


“Alegría
Como la luz de la vida
Alegría
Como un payaso que grita
Alegría
Del estupendo grito
De la tristeza loca
Serena,
Como la rabia de amar
Alegría
Como un asalto de felicidad”.

Hace un tiempo una Bruja me regaló un pase a un mundo mágico y el sueño se convirtió en fabulosa realidad durante un bello instante.

“¿Y si todo fuera posible? ¿Si el bufón del rey tuviera razón? ¿Si el escenario se convirtiera en un mundo fantástico donde los viejos vuelven a ser jóvenes, y donde los reyes sean payasos? ¿Y si te conviertes en rey por algunas horas? Si esto fuera Alegría”. Franco Dragone.

Para mi “Alegría” no es un espectáculo circense-acrobático más. Posee muchas otras connotaciones personales más profundas. Tan profundas que las melodías de las canciones me llegan a lo más hondo del alma cada vez que las escucho y me traen montones de recuerdos, montones de vida y montones de alegría.
Es curioso pero esa sola palabra “Alegría” encierra todo un misterio, todo un universo de algo muy muy bello. En un mundo a veces duro y lleno de sombras que aplastan la luz una palabra sola abre la puerta de la paz, la calma y el optimismo “Alegría”.

“No nos hacemos ilusiones. Los niños de la calle no verán “Alegría”. Reír es todavía un lujo que ellos no pueden permitirse. Esta noche nuestro grito de júbilo se convertirá en un llanto de rabia por los millones de jóvenes corazones que volverán a helarse en los suburbios de nuestra buena voluntad. Que “Alegría” se convierta en un grito de unión de todos aquellos que todavía tenemos voz”. Franco Dragone.

La gran carpa blanca se yergue majestuosa junto al Mediterráneo.
La gente se agolpa esperando en la sala llena de productos carísimos y amables vendedores deseosos de venderlos. Huele a palomitas de maíz.
La subida hacia las gradas es como la ascensión al camarín del Santo: lenta, emocionada, expectante. Emocionado contemplo el gigantesco espacio, donde se escuchan bellos trinos de aves, con el gran escenario en medio.
A las nueve en punto los actores comienzan a moverse por pista.
Una pena que un grupo de pijos y bobos informáticos de convención llegasen tarde y en tromba haciendo ruido: no está hecha la miel para la boca del asno. Como también es lastimoso que se tenga que exigir a adultos que, a fin de no desconcentrar a los artistas que se juegan la vida, apaguen cámaras y teléfonos. Pese a la advertencia no cesaron los flashes…

Clowns y músicos ocupan sus puestos tras pasear por las gradas y empezar a caldear el ambiente: vestuario de época, maquillajes de ensueño, gestos teatrales. La potente y mágica música embriaga el alma desde la primera nota y… ¡Comienza la función!.

Una trapecista desafía la gravedad con giros espectaculares desde los oscilantes trapecios. No hay red y sus movimientos son seguros pese a haber momentos en los que se sostiene cabeza abajo sólo por el empeine de los pies…

Los artistas del Power Track hacen una exhibición de saltos y cabriolas imposibles sobre el suelo elástico en una impecable danza cargada de belleza y magnetismo. Cada salto, cada movimiento están ligados a una nota musical en coordinación y perfección absoluta donde no sobra ni falta nada.

Mágica es la danza del fuego, también. Si a mi que estoy a veinte metros me llega el calor ¿cómo pueden esos hombres que hacen malabarismos con antorchas no quemarse?.

Entre los números cargados de fuerza y tensión los payasos relajan el ambiente con sus inteligentes y tiernos juegos que arrancan carcajadas a la abarrotada gradería. ¿Cómo se puede hacer reír de esa forma a dos mil quinientas personas con sólo un avión de papel?.

Una gimnasta contorsionista tras varios ejercicios de cinta perfectos baila con una docena de aros mientras su cuerpo adopta formas imposibles.

Y por fin “La Tormenta”: una bellísima y triste historia de un viaje, un amor repentino, una marcha sin despedida, una carta y una búsqueda desesperada en medio de la tormenta. Todo ello sin que el clown que lo protagoniza diga una sola palabra mientras expresa infinitos sentimientos que conmueven.

Tras la pausa y otra bronca a los lerdos informáticos por buena parte de la grada (no formaba parte del programa) se deshace el orden natural de las leyes físicas:

Un hombre suspendido del techo por dos cuerdas vuela por encima del público. El aire en sus pantalones de seda y sus fuertes brazos impeliéndole a todo tipo de imposibles movimientos muestran que la gravedad no existe y sí: el ser humano puede volar. Desaparecen de la vista las cuerdas y sólo se ve un hombre volando y girando por encima de las cabezas del asombrado público.

Tras él las “Barras Rusas”: quince gimnastas elegantemente vestidos de época y con blancas pelucas empolvadas realizan saltos imposibles sobre unos largos palos que aguantan entre dos. Vueltas, cambios de un palo a otro, giros…Sin duda el hombre puede volar, sí.

Un momento más relajado mientras un equilibrista muestra fuerza y destreza sobre unos postes de madera.

Llevo con la boca abierta desde que me senté en la butaca. Y aún me queda…
Ahora dos payasos parodian los números anteriores. Se ríen hasta de su propia sombra y hacen que el público estalle en carcajadas cuando llevan a escena a un espectador que les ayuda a parodiar a los equilibristas rusos.

De nuevo música fantástica y evocadora y dos contorsionistas orientales maravillan al público: me duele la espalda y todos los huesos sólo con mirarlas. ¿Tendrán huesos?, ¿serán de goma?. Hay momentos en los que tienes que esforzarte para saber donde tienen las partes del cuerpo y a cual de ellos corresponde aquella cabeza o aquella mano que aparece girada.
Las leyes de la anatomía también desaparecen sin que las bellas jóvenes pierdan la agradable sonrisa. Si no lo tuviese a escasos metros no lo creería. Pero doy fe de que es real. Impresionante.

El último número: las “Barras Aéreas”: siete trapecistas, esta vez con red, hacen todo tipo de piruetas y “saltos mortales” múltiples suspendidos de barras de lo alto del techo desafiando la gravedad y sin abandonar los gestos ni las poses de danza.

Antes, las dos cantantes, una vestida de blanco y otra de negro cantan una bellísima canción:


Querer
"Dentro del corazón
Sin pudor, sin razón
Con el fuego de la pasión
Querer
Sin mirar hacia atrás
A través de los ojos
Siempre y todavía mas
Amar
Para poder luchar
Contra el viento y volar
Descubrir la belleza del mar


Querer
Y poder compartir
Nuestra sed de vivir
El regalo que nos da el amor
Es la vida
Querer
Entre cielo y mar
Sin fuerza de gravedad
Sentimiento de libertad
Querer
Sin jamás esperar
Dar solo para dar
Siempre y todavía mas
Amar
Para poder luchar
Contra el viento y volar
Descubrir la belleza del mar


Querer
Y poder compartir
Nuestra sed de vivir
El regalo que nos da el amor
Es la vida

Querer

Dentro del corazón
Sin pudor, sin razón
Con el fuego de la pasión
Y volar”.


Acaba la función mientras las cantantes vuelven a cantar “Alegría” con los 59 artistas saliendo a saludar, sin abandonar la sonrisa, la danza ni la perfección de formas.
Durante dos breves horas han sido capaces de crear belleza y de transportar con sus elegantes movimientos, sus maquillajes y vestuarios de ensueño, sus danzas, sus acrobacias imposibles y su embriagadora música a un mundo donde lo fantástico es la realidad y donde la magia reina por completo.
Ese mundo existe. Afortunadamente.

Regresaba por las calles desiertas de la nocturna Barcelona convencido que, más allá del espectáculo vivido, una palabra: “Alegría” puede hacer mejor el mundo y nuestros corazones con sólo dejarnos transportar por su música y por su magia.

“Alegría
Como la luz de la vida
Alegría
Como un payaso que grita
Alegría
Del estupendo grito
De la tristeza loca
Serena,
Como la rabia de amar
Alegría
Como un asalto de felicidad”.


“Si no tienes voz
GRITA.
Si no tienes piernas
CORRE.
Si no tienes esperanza
INVENTA”
.

¡¡¡Feliz Alegría!!!
*Gracias Bruja.

http://www.youtube.com/watch?v=eP6AJXprOXc&mode=related&search=
http://www.youtube.com/watch?v=A37xJ2hj1Sk&mode=related&search=
http://www.youtube.com/watch?v=8nEsgpGJbr4
http://www.youtube.com/watch?v=hgLdrDFuaHg&mode=related&search=
http://www.youtube.com/watch?v=ZHs3bQ3777E&mode=related&search=

http://www.youtube.com/watch?v=dwDVwa_iBTU

15 comentarios:

El Churruán dijo...

Qué maravilla de videos, y qué gustazo leerte, me proporciona la experiencia que no he podido tener de acudir a una función del Circo del Arte.Envidia, envidia y más envidia. Grito, corro, invento. Hoy estoy alegre. Un abrazo amigo.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Me alegro enormemente que hayas podido disfrutar tanto, y además de tu capacidad para apreciarlo y narrarlo, que creo que es evidente y salta a la vista. Todas las apreciaciones que haces denotan una gran observación y sensibilidad. A mi también me gusta el circo, aunque hace mucho que no voy, y no pude disfrutar del espectáculo en Madrid, pero todos los que lo han visto cuentan las mismas maravillas y salen como hipnotizados.Un abrazo.

PícoraViboríta dijo...

QUE CAPACIDAD DESCRIPTIVA!!!
Definitivamente me encanta la forma en que describes el espectáculo. Es más creo que tu entrada ha conseguido despertar en mí un interés muy superior al de cualquier campaña publicitaria...

Tu también eres un mago, trapecista y prestigitador de la palabra. Capaz de transmitir todo un universo fantástico de forma tan deliciosa...

Muchas gracias!

Besos mil.

Da Vinci dijo...

Maravillosa descripción de una maravilla. De una embriaguez de los sentidos. Del arte en movimiento.

"Como la rabia de amar ALEGRÍA,
como un asalto de felicidad"

Un abrazo.

Vulcano Lover dijo...

No soy muy aficcionado al circo del sol, pero bueno... Leo tus palabras, e intento aprender lo que provoca en otros.
No, guapo, no soy tan culto. Y no hace falta ser culto para postearme... siempre es un placer recibirte, y regalarte vídeos.

besos.

pe-jota dijo...

Le cirque du soleil o la inocencia y la magia reencontrada, volver a soñar, sí señor te ha quedado un post precioso.

josestereo dijo...

soy superfan del circo del sol

ese espectáculo ya lo vi en el emule film festival, jajaj

el que vi en vivo me IMPACTÓ

sinfonia agridulce dijo...

tengo unas ganas tremendas de ir al circo del sol, y siempre me lo pierdo por unas cosas u otras...

besitos

yunzapito dijo...

Pues qué decirte, me gustó tanto como a ti o más si es posible. Como soy un poco de excesos, me quedé tan sorprendido la primera vez que lo ví. Que decidí volverlo a ver una semana más tarde.

Tengo que reconocer que me tiré los dos días con la boca abierta (soprendido) y con una sonsira en la boca durante varias semanas después.

un-angel dijo...

He oido hablar del espectáculo y por lo que he leído, debe merecer la pena... me lo apunto, un besote.

Chica fina opina dijo...

jamás me ha interesado el circo del sol, no sé el circo en general no me gusta, ya lo sabes, aunque esto no sea del todo circo, el caso es que será por falta de paciencia, pero no me acaba de...

Pero una vez que he leído tu texto debo reconocer que dan ganas de comprarse un bono para la temporada enera.

Santo dijo...

Hola, Lobogrino!
Ma has contagiado de tu entusiasmo.
De pequeño ir a un circo,a uno cualquiera, era(para los que ya tenemos una cierta edad)algo excepcional.Pero una vez allí...después de tan esperado acontecimiento los sentimientos eran más que contradicctorios...tenía todo un tufillo cutre y sensacionalista,una comicidad y habilidades más que dudosas...sería por eso que nos quedábamos todos los niños boquiabiertos! ;-) Muchísimos años más tarde cuando yo era estudiante de música y hacía también mis pinitos en el teatro de calle empezó a interesarme El circo del sol...pero ya ves ,nunca lo he podido ver en directo.Hoy al menos lo he conocido a través de tus palabras,con tu sensibilidad refinada ,con la admiración de tus ojos.Gracias

Nando dijo...

al fin puedo escribir algo esta semana... uf! q liosa!!
Alegría
Saber, estar, emocionarse...
risa, danza, juego....
compartir, amar, vivir...
ALEGRÍA!
Gracias por traernos en vivo el expectaculo, y por acercarnos a tu vida!
Nando

Anónimo dijo...

eiii...
muy logrado el comentario, mágico,disfrutado y vivido.
yo triste, quizas porque ayer descubrí algo y quizas no supe hacer lo que debí de hacer.

Casanova dijo...

oir hablar del circo del sol es recordar un megapolvo en una sauna sevillana con un monumento que se trasladò hasta sevilla para ver el famoso circo,y despuès del circo me conociò a mì.A mì tambièn se me quedò esa sonrisa de bobo por dìas,a pesar de que nunca he visto en vivo ninguno de sus espectàculos,jejeje.